Estudio Cuarto derecha 4ºdInicio

Presentación de proyectos

Cuando uno acaba de diseñar un soporte de comunicación, que tiene web propia, poco tiempo, y necesidad comercial básica de enseñar al mundo entero lo que hace, le queda la difícil tarea de presentar el resultado de sus peregrinaciones gráficas. En más corto: Los diseñadores tienen que presentar sus propios diseños. Y no te creas, es más difícil de lo que parece. He hecho un paseito rapidito en páginas web de agencias y autónomos para ver cómo solucionaban el tema… Enfoco la problemática: la cosa se pone muy, pero que muymuy “graciosa” cuando el soporte que hay que presentar es un objeto impreso con pliegues, anversos, reversos…

Primero, hay que elegir el fondo. Algunos optan para jugársela “currante 24h/24h” eligiendo como base la mesa para recortar las maquetas que tiene a mano. Otros optan por la solución “soy espontáneo y quiero que lo veas” eligiendo la moqueta de su casa, el borde de su ventana, o el suelo del trastero. Resultados curiosos…

Objetos colocados sobre varios fondos

Después viene el tema de cómo representar el objeto… ¿En plano? ¿con sombra? ¿sin? ¿en volumen? ¿ordenado? ¿a huevo?

Soportes de comunicación en plano sobre fondo blanco.

O bien ¿con detalles? ¿en fotos más bien estéticas que repletas de información?

Fotos bonitas de detalles de soportes de comunicación

Una técnica que muchos adoptan, es la inserción de sus manos en la foto, sosteniendo el objeto, o simulando su uso. Patita por aquí, y patita por allá. Muy cómodo cuando el objeto fotografiado es un libro espeso, imposible de colocar con las páginas abiertas y rectas. Además, da una escala clara al objeto… eso sí, cuando uno tiene las uñas comidas hasta la segunda falange de los dedos como yo, el tema pierde un poco de elegancia.

Libros presentados sujetados por manos.

Hablemos de puesta en escena excesiva del objeto. En la foto de abajo, veréis unos mismos soportes representados de 2 formas distintas (no sé porqué hicieron estas 2 versiones). La versión de izquierda se quiso emotiva pero roza el macarro teatral… Sin embargo, la de derecha, evidentemente más fría, responde al objetivo: representar de forma clara el concepto de la serie de carpetas. Uno nunca sabe donde está el limite… Queremos que nuestros diseños brillen por su calidad de comunicación (que deseamos exitosa) y siempre nos quedamos con el miedo de estropear el resultado final usando una representación equivocada.

Carpetas presentadas. A la izquierda, carpetas con luces horribles, a la derecha, carpetas con fondo blanco.

Pues sí… el tema no es tan fácil… Ojalá pudiéramos representar nuestros trabajos siempre “in situ”… Desgraciadamente, no funciona con todo y se pierde muchísima información. Una pena… el objeto relacionándose con su entorno de vida es lo que más habla desde mi punto de vista.

Una carpeta sujetada por una persona, unos carteles en la calle.

No encuentro recetas mágicas para esto. ¿Mezclando varias formas de representar el trabajo? ¿Optando por un único punto de vista para no liar el usuario? A lo mejor damos demasiadas vueltas al tema. En casa del herrero cuchillo de palo… Somos buenos para solucionar la imagen de los clientes pero el problema se pone gordo y retorcido cuando se trata de representarse a uno mismo. Curioso…

Soportes de comunicación vistos desde arriba. Se ven los pies del fotógrafo y la tapa de la cámara.

Pues de momento por mi parte, seguiré haciendo acrobacias caseras con la cámara… Menos mal, tenemos varias sillas de diferentes alturas en el estudio…

Imágenes sacadas de: we shall see, Lehni-Trüb, La bonne merveille, pleaseletmedesign, Hesse Design, estudio é.

Usamos cookies - Navegar por el sitio supone la aceptación de nuestra política de cookies