Estudio Cuarto derecha 4ºdInicio

La sensibilidad de las aceitunas

Poco faltará para que alguna asociación feminista exija la retirada del mercado de todas las aceitunas violadas. Porque claro, no puede permitirse que se haga, de un acto depravado, un manjar exquisito. Y si no lo consiguen, seguro que apelarán por el cambio de nombre. La verdad es que desconozco si ya tienen otro, algo más moralmente correcto … no sé … ¿pepinos con sombrero?

Plato de aceitunas violadas

Si no me creeis… ¿acaso no os acordáis de aquella publicidad en la que una mujer, con un pecho fuera, anunciaba queso gallego de tetilla? Por suerte pudieron evitar que aquello viera la luz. Miles de hombres hubiéramos asaltado las tiendas para tener uno de esos quesos en nuestras manos.

Hace poco vi en la televisión que iban a prohibir los columpios de metal, los de toda la vida, en los parques de Madrid. Claro, son armas letales. ¡Cuántos niños habrán perecido ya en esos columpios demoníacos!

Otras asociaciones del defensor del menor están consiguiendo que no existan videojuegos violentos, de guerra, lucha y esas cosas, porque los niños no diferencian el bien y el mal, y salen por ahí con cuchillos de cocina matando a quien se cruce por la calle y así conseguir pasar de fase y sacar más puntos. Debería sentir verdaderos escalofríos cuando tengo que cuidar de mis sobrinos, y hacerme un seguro de vida.

Pobres diablos, qué les estamos haciendo…

A partir de ahora, no nos sentiremos impulsados a violar cuando tomemos aceitunas, ni a comer queso con esa extraña e impulsiva lujuria, ni nos preocuparemos por que a nuestros hijos les pueda pasar algo porque jugarán con columpios acolchados, como las paredes de los manicomios. Y jugarán con los videojuegos de lo teletubbies hasta los 18 años. Si en nuestra infancia no hubiésemos jugado con espadas hechas con trozos de madera, y hecho batallas a pedradas en el campo, tal vez seriamos mejores personas.

Desde aquí doy gracias a estas organizaciones que nos protegen de lo moralmente incorrecto, y nos recuerdan los límites del bien y del mal.

Gracias a ellas no necesitamos pensar por nosotros mismos.

¡Larga vida a las aceitunas violadas!

Escrito el

Toni Castillo / Interesado por todo lo que se refiere a creación visual y musical, sobre todo cuando tiene base tecnológica. @tonicq

6 comentarios en “La sensibilidad de las aceitunas

  1. delf dice:

    Jo… estas aceitunas me dan un mal rollo…

    …que la fuerza esté con nosotros… luchamos contra el lado oscuro… Larga vida a los teletubbies…

  2. Azdumat dice:

    Maravilloso post jajaja echo de menos los columpios de ruedas, ya no se ven… sniff
    Por cierto, las “aceitunas violadas” sí tienen otro nombre, Kimbos ;)

  3. Toni dice:

    Kimbos , estupendo, no lo sabía, pero creo que seguiré llamándolas aceitunas violadas.
    Gracias.

  4. Nuberrosk dice:

    En algunas zonas de Madrid ,incluido mi barrio, las llaman enculadas que aunque en principio parezca tener mas mala leche al menos no se especifica si las han obligado o ha sido por gusto.

  5. macu dice:

    arggg me dio asquito la imagen, no me gustan las aceitunas

  6. betty dice:

    Que fuerte!!!no me lo puedo creer jajaja lo hemos llevado a cabo!!
    Soys los mejores! MUY BUENO!

Los Comentarios están cerrados.

Usamos cookies - Navegar por el sitio supone la aceptación de nuestra política de cookies